La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

15 de septiembre de 2008

¡Escucha, por favor!

Los adolescentes saben que la música excesivamente alta puede dañar su audición. Sin embargo, siguen ignorando el riesgo que corren.

¡Escucha, por favor!

Aunque los adolescentes saben que la música excesivamente alta es perjudicial, siguen subiendo el volumen de sus iPods y reproductores MP3. Los jóvenes no quieren reconocer el riesgo al que ellos mismos se exponen, y creen que su audición no es vulnerable, según un estudio reciente.

73 estudiantes de 12 a 18 años de dos institutos holandeses participaron en el estudio.

Mayor responsabilidad para padres y fabricantes de equipos de audio

“Recomendamos encarecidamente a los padres que informen a sus hijos y hablen con ellos del uso de los reproductores MP3 y las posibles consecuencias a largo plazo de una discapacidad auditiva”, dice Ineke Vogel, investigadora principal del Centro Médico Universitario de Rótterdam.

En general, los investigadores consideran que los padres deberían darse cuenta de si sus hijos experimentan posibles síntomas, por ejemplo, zumbidos en los oídos. Deberían también estar al tanto del volumen al que sus hijos escuchan la música. Pocos adolescentes dicen que sus padres les han informado sobre las consecuencias de poner la música a todo volumen en el iPod o MP3.

Los investigadores holandeses también creen que los fabricantes de equipos de audio deberían tener una mayor responsabilidad y proporcionar más información, por ejemplo, poniendo claras señales de advertencia en los aparatos. El estudio indica que los adolescentes no se dan cuenta de cuando los niveles de ruido son excesivos.

Regla de oro

Una regla de oro, según Vogel y sus colegas, es no subir nunca el volumen más del 60 por ciento de su capacidad total cuando se utilizan los auriculares de botón provistos con el aparato. Cuando se usan cascos, el volumen máximo no debería superar el 70 por ciento de su capacidad máxima.

Vogel y su equipo de investigadores consideran que es necesario mantener unos criterios generales de seguridad en cuanto a la exposición a ruido en tiempo de ocio, similares a las normas de seguridad existentes para la exposición al ruido ocupacional.

Fuente: www.reuters.com; The Journal of Pediatrics, marzo de 2008

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.