La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

Decídete y ponte un audífono

Steffen Kjaegaard, ciclista y velocista del Tour de Francia, colaboró con su fuerza y su velocidad para que su compañero de equipo, Lance Armstrong, ganara el tour en 2000 y 2001. Fuera de la bici, Kjaergaard pasó por un lento camino hasta aceptar su pérdida de audición y obtener un audífono. Pero cuando finalmente superó este obstáculo, descubrió todas sus ventajas y facilidades.

Decídete y ponte un audífono

Steffen Kjaegaard es director deportivo de la asociación noruega de ciclismo, un trabajo que le exige viajar 140 días al año. En su tiempo libre disfruta esquiando y navegando con su familia.

Discapacidad auditiva en la familia

Steffen tiene 35 años, es padre de dos niños y la pérdida de audición hereditaria está presente en su familia. Su hermana se puso audífonos a los 25 años y sus padres también los utilizan. Steffen a sus treinta y pocos años adquirió finalmente un audífono. “Seguramente tendría que habérmelo puesto hacía tiempo, pero era reacio debido a los prejuicios que se tienen de que los audífonos son supuestamente para gente mayor”, dice.

Cuando era más joven, un examen médico rutinario reveló que tenía una pérdida de audición moderada. A finales de los 90 su pérdida de audición se volvió más pronunciada. Para entonces, sus amigos le animaban para que se comprase un audífono. Steffen reconoce que tenía dificultades para oír las instrucciones del director de equipo a través de los auriculares o lo que se decía en las reuniones de equipo. Su mujer también le sugirió que se pusiera un audífono. Pero no se decidió hasta 2007.

La reacción de sus familiares y amigos fue muy positiva. Todo el mundo le encontraba más receptivo y participativo, y estaban encantados de no tener que conversar elevando la voz en las comidas y en las reuniones sociales. Steffen tiene la sensación de que todo se ha calmado.

Fácil transición

Steffen comenta que se sorprendió mucho de cómo el audífono le facilitó la vida. Su audioprotesista le avisó acerca de la posibilidad de tener que afrontar un difícil periodo de transición y adaptación hasta que se sintiera completamente cómodo con el audífono y le recomendó no utilizarlo en ambientes ruidosos al principio. Pero la experiencia de Steffen fue totalmente distinta.

“Para mí, todo lo que tuve que hacer fue ponérmelos, salir a la transitada calle, meterme en mi coche, arrancarlo e ir a casa. No hubo ningún periodo de transición”, explica.

En ciertas ocasiones Steffen prefiere no usar el audífono. Por ejemplo, no lo utiliza para hacer deporte. En general, considera que su audífono es una ayuda que puede utilizar o no según le convenga.

“En realidad mi audífono es como utilizar gafas. Me lo puedo quitar un día y trabajar sin él y ponérmelo después cuando voy a comer o conversar con otras personas”, comenta.

Un consejo personal

Steffen anima a otras personas de su edad a aceptar su pérdida de audición e intentar minimizar los problemas en lugar de dejar pasar el tiempo. La solución puede ser un audífono. Así podrían llegar a sentir la misma satisfacción y alivio que él ha experimentado en su vida cotidiana.
“El audífono no sustituye ni reestablece una audición normal”, añade Steffen, “pero es una valiosa herramienta que me permite comunicarme mucho más fácilmente con mi familia y en el trabajo.”

Fuente: Din hørsel

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.