La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

13 de abril de 2004

El ruido es una seria amenaza para la capacidad auditiva de los niños

En Estados Unidos, un niño de cada ocho padece pérdida de audición, según indica un exhaustivo estudio sobre salud, realizado a nivel nacional.

Los afectados tenían dificultades para entender sonidos de altas frecuencias en uno o ambos oídos, y si seguían exponiéndose a ruidos excesivos los problemas llegarían a multiplicarse. Los resultados del estudio, que identificaban el ruido como una seria amenaza para la salud de los niños, fueron publicados en la revista Pediatrics, en julio de 2001.

Los niños se exponen a cantidades significativas de ruidos perjudiciales y su audición es extremadamente vulnerable. Esta conclusión se basa en un estudio realizado entre 1988 y 1994 "The Third National Health and Nutrition Examiniation Survey" ("Tercer Estudio Nacional sobre Nutrición y Salud"). Una muestra significativa de 5.249 niños, en edades comprendidas entre 6 y 19 años, fueron examinados a lo largo de todo Estados Unidos, evaluando el estado de su audición además de su estado de salud en general.

El 12,5% de los niños tenían desviación del umbral auditivo. Esto se traduce en aproximadamente 5,2 millones de niños en toda la población norteamericana con pérdida de audición. Cuanto mayores eran los niños más probabilidades tenían de poseer una capacidad de audición reducida, y la pérdida de audición se daba más entre los niños que las niñas. Una de las posibles explicaciones es que los niños participan en actividades o juegos ruidosos con más frecuencia que las niñas.

Algunos de los déficits auditivos se pueden atribuir a causas genéticas o enfermedades, aunque los investigadores de este estudio no encontraron ninguna razón para poner en duda que el ruido es la causa principal de que la pérdida de audición esté tan extendida. Este estudio no indica las fuentes de ruido más comunes asociadas a la pérdida de audición en niños, pero los juguetes, aviones, pistolas, petardos, estéreos, reproductores de CD y herramientas eléctricas son algunos ejemplos de las fuentes de ruido cotidianas que pueden afectar a los niños, las cuales exceden con frecuencia los niveles de ruido máximos permitidos en el lugar de trabajo de un adulto.

Fuente: Pediatrics Volumen 108, No. 1, julio 2001: 40-43

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.