La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

El ruido excesivo y los gases de los coches ponen en peligro la audición

El ruido es peligroso para los oídos y puede producir pérdida de audición. Pero la mezcla de ruido y monóxido de carbono de las fábricas y la combustión de los coches es un cocktail aun más potente, que aumenta el riesgo de padecer pérdida de audición con el tiempo.

El ruido excesivo y los gases de los coches ponen en peligro la audición

Los soldadores, bomberos, mecánicos, camioneros, conductores de carretilla elevadora y mineros están entre los grupos más expuestos, según un estudio canadiense entre 8.600 trabajadores.

Basándose en datos recopilados por el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional, los investigadores compararon la audición de trabajadores expuestos a niveles de ruido inferiores a 90 dB durante 8 horas y la audición de otro grupo de trabajadores expuestos a niveles de ruido por encima de los 90 dB. En ambos grupos, había también una muestra de trabajadores expuestos a monóxido de carbono.

Los investigadores de la Universidad de Montreal demostraron que los trabajadores que estaban expuestos al monóxido de carbono y a niveles de ruido por encima de los 90 dB mostraban umbrales auditivos significativamente peores en altas frecuencias (de 3 a 6 kiloHerztios).

Disminución del nivel de oxígeno en sangre

Los efectos dañinos del monóxido de carbono en la audición, sin embargo, sólo se manifiestan después de muchos años de trabajo en un entorno ruidoso.

“En nuestro estudio observamos que tenían que pasar al menos 15 años para empezar a mostrar un aumento de la pérdida de audición. El efecto aumenta con el número de años de exposición,” dice Adriana Lacerda del grupo de investigación a la web de noticiascanada.com.

Una de las múltiples hipótesis para explicar este fenómeno es que la reducción de oxígeno en sangre producida por el monóxido de carbono acelera el deterioro de las células sensoriales del oído interno, explica Adriana.

“Basándonos en los resultados, recomendamos que se tengan en consideración factores de riesgo como la exposición crónica al monóxido de carbono para evaluar el riesgo de desarrollar una pérdida de audición inducida por ruido,” afirma la investigadora en un comunicado de prensa publicado por la universidad.

Fuente: Université de Montréal, comunicado de prensa, el 16 de mayo de 2005

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.