La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

El triunfo de un espíritu joven

El triunfo de un espíritu joven

Después de muchos años de frustración debido a su pérdida de audición y su deficiencia del habla, Kate Elmes de Maine, Estados Unidos, ha hecho que su debilidad se convierta en su fuerza.

Los primeros años de vida de Kate Elmes estuvieron llenos de frustraciones. Tenía problemas para aprender a hablar, y era casi imposible entenderla por mucho empeño que ella pusiera. Por ese motivo, acudió a un logopeda para que le ayudara.

Las primeras personas que sugirieron que su problema debía estar relacionado con su capacidad auditiva fueron sus profesores del jardín de infancia. Se dieron cuenta de que Kate no reaccionaba como los demás niños ante los sonidos e instrucciones. Finalmente, un audiólogo de la universidad de Massachusetts, en su ciudad natal de Amherst, fue capaz de identificar la causa. Su defecto del habla se debía a una pérdida de audición de moderada a severa en su oído izquierdo. Fue entonces cuando le ajustaron un audífono por primera vez.

"Tenía 5 años cuando dieron con la solución y aquello cambió mi vida," comenta Kate.

En la actualidad, Kate ha hecho que su debilidad se haya convertido en su mayor fuerza. Solamente tiene 10 años, pero su lucha para superar su pérdida de audición y su defecto del habla le han hecho pensar acerca de su vida como pocos niños de su edad. Sabe perfectamente lo que quiere hacer.

"Quiero ayudar a otros niños con alteraciones auditivas porque es muy importante para mí, y sé lo que se siente," nos explica Kate. "Cuando sea mayor me gustaría ser pediatra. Sé lo importante que es para un médico descubrir una pérdida auditiva."

Kate ha pasado por todos los trastornos emocionales que produce una alteración de audición. Le daba vergüenza hablar cuando no podía oír bien y cuando tenía problemas en hacerse entender. En la escuela, se la quedaban mirando y se burlaban de su audífono o del auricular FM que usaba para oír lo que la profesora estaba diciendo. A veces, se sentía apartada por ser el único niño con una deficiencia auditiva de la escuela. Pero nunca dejó que todo aquello le afectara.

Hoy en día, juega al baloncesto, corre y juega al fútbol. En música, es percusionista ya que los instrumentos de percusión pueden tocarse sin necesidad de tener una audición perfecta. Le gusta actuar y su capacidad del habla ha mejorado tanto que recientemente, en la obra de teatro de la escuela, representó muy bien el papel de Harriet Tubman, heroína americana que luchó clandestinamente por la libertad de los esclavos. Para Kate el ballet es un desafío aún mayor, ya que es difícil bailar cuando no se puede oír muy bien la música.

"Pero no hay nada que no haya querido hacer que no haya hecho," dice Kate.

En su antigua escuela, en Amherst, tenía muchos buenos amigos con los que salía. Casi cada fin de semana pasaban la noche en casa de alguno. Su audiólogo se aseguró de que los profesores de Kate y sus compañeros de clase comprendieran porque Kate tenía que sentarse en el pupitre de delante, porque los profesores tenían que llevar pequeños micrófonos para que Kate pudiera escucharlos a través de su sistema FM de transmisión en cadena y porque era importante que las discusiones de clase transcurrieran de forma en que se hablara de uno en uno.

Debido a este sistema FM, Kate casi nunca lleva audífonos en la escuela.
"El audífono lo uso normalmente durante los fines de semana. He aprendido a verlo como una parte de mí. No me siento diferente por ello. He aprendido a ser paciente y estoy siempre dispuesta a explicarle a cualquiera lo que significa tener una pérdida de audición," explica Kate. Piensa que debería considerarse normal que algunos niños lleven audífonos como se considera normal que se lleven gafas.

Hace poco tiempo que Kate y su familia se han mudado a un pueblo cerca de Portland, Maine, en la parte noreste de Estados Unidos. Al mudarse, Kate ha tenido que enfrentarse a nuevos desafíos.

Su nueva escuela es pequeña y Kate tenía que volver a hacer amigos. Una vez más, su audífono y su auricular FM atrajeron la curiosidad natural y miradas de sus compañeros de clase, y de nuevo, su valor se ponía a prueba. Su tutora se ha interesado mucho por el nuevo alumno con deficiencia auditiva. Incluso ha acudido a la escuela para sordos de Portland, Baxter School for Deaf, para obtener por ella misma una impresión del nivel de audición que posee Kate, a través de una simulación en el laboratorio de la escuela. Además, un audiólogo del Baxter School visitó la clase de Kate para explicar a sus compañeros qué es el sistema FM de audición y dejar que los niños lo probaran.

Kate está deseando que la gran expectación creada en un principio por ser la única niña con una deficiencia auditiva desaparezca poco a poco para seguir con su infancia y su futuro.

Su madre, Kirsten Skorpen, piensa que los problemas producidos por la situación de Kate han aportado una corriente de fuerza a toda la familia, y Kate adopta una postura aún más positiva a pesar de todo lo que ha tenido que superar.

"Prefiero tener una pérdida de audición que no tenerla," comenta, "por que ahora siento que de verdad puedo hacer algo para ayudar a los demás."

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.