La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

13 de enero de 2014

La edad, el ruido y las enfermedades no son las únicas causas de la pérdida de audición

Una de las principales causas de la pérdida de audición es el envejecimiento. Otro de los motivos más comunes de la pérdida auditiva es la exposición al ruido, además de cierto tipo de enfermedades. No obstante, existen otros factores menos conocidos que también afectan a la capacidad auditiva.

Algunos de estos factores son la obesidad, los gases de soldadura y la exposición a plomo y cadmio. Asimismo, se ha descubierto también que las células ciliadas del oído interno  se ablandan y son las responsables de que las señales sonoras lleguen debilitadas al cerebro, produciendo así una audición reducida.

El plomo y el cadmio

La exposición a bajos niveles de plomo y cadmio puede llegar a producir pérdida de audición. Estos dos metales comunes, el plomo y el cadmio, que se emplean principalmente en aparatos electrónicos y pilas, pueden dañar la audición, según un exhaustivo estudio realizado entre varios miles de adultos norteamericanos con distintos grados de pérdida auditiva.

Los adultos que presentaban los mayores niveles de plomo y cadmio en el cuerpo, tanto por separado como en combinación, mostraban una pérdida de la capacidad auditiva del 14-19%.

Los gases de soldadura

Una exposición continua a los gases de soldadura aumenta el riesgo de la pérdida de audición. Como parte de su trabajo, muchos soldadores están expuestos a elevados niveles de ruido, altas temperaturas, luz cegadora y humos de soldadura potencialmente peligrosos. Se ha demostrado que los gases de soldadura tienen un impacto negativo en la audición.

Aunque todos los tipos de soldadura producen humos, la soldadura con arco eléctrico genera los mayores niveles de emisión de gases.

La obesidad en los adolescentes

Los adolescentes con obesidad son más propensos a desarrollar pérdida de audición que los que no son obesos.

Padecer obesidad en la adolescencia duplica las probabilidades de desarrollar una pérdida de audición de bajas frecuencias, según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Columbia. Los resultados del estudio revelan que el 15,16% de los adolescentes obesos  experimentan pérdida de audición neurosensorial, tomando como definición de obesidad tener un índice de masa corporal por encima del percentil 95. Por el contrario, tan solo el 7,89% de los adolescentes no obesos padecían pérdida de audición.

Ablandamiento de las células ciliadas

Antes se creía que los cilios de las células nerviosas del oído siempre estaban rígidos y solo podían moverse de lado a lado. Sin embargo, un grupo de investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo ha descubierto que estos cilios se ablandan.

Cuando los cilios se ablandan, los impulsos eléctricos se atenúan, y por tanto, las señales sonoras llegan al cerebro de forma más débil.

De este modo, la flexibilización de los cilios del oído interno puede ser uno de los factores que explique la capacidad auditiva reducida y la pérdida de audición relacionada con la edad o presbiacusia.

 

 

 

 

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.