La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

Mi hija nació con pérdida de audición

Todos los padres tienen la esperanza de tener un hijo sano que no tenga problemas al nacer. Gro Rugseth y su marido Jens, ambos noruegos, cuando estaban esperando su segundo hijo no eran distintos de otros padres. Sin embargo, su hija Guro nació con una discapacidad auditiva.

Gro y Jens tuvieron su primera hija Kaia en 1989. Nació sana y normal en todos los aspectos. Por lo tanto, cuando en 1992 Gro se quedó embarazada de nuevo, pusieron todas sus ilusiones en el nuevo bebé.

"No existe ningún antecedente de discapacidad auditiva en nuestras familias. Y aunque, naturalmente pensaba en el futuro de mi bebé, no estaba excesivamente preocupada. Intentaba pensar en algunos de los problemas que se podían presentar, pero nunca se está lo suficientemente preparada."

El embarazo y el nacimiento salieron según lo previsto. Sin embargo, poco después de dar a luz Gro Rugseth comenzó a preguntarse acerca de las reacciones de su hija.

"Tardaba mucho en reaccionar y era poco activa, así que consultamos a nuestro médico para que descubriera que iba mal. Le realizaron muchas pruebas. Su capacidad auditiva fue examinada varias veces, pero en todas las ocasiones los médicos afirmaban que todo iba bien."

Como parte de sus intentos para descubrir qué le pasaba a Guro, los médicos mandaron hacerle un escáner para descartar la posibilidad de que sufriera algún daño cerebral. El escáner fue negativo.

Durante 10 meses Gro Rugseth intentó descubrir que le pasaba a su hija. Diez meses que dejaron su huella en toda la familia.

"Aquellos 10 meses se caracterizaron por un sentimiento de estrés contenido en el que uno oprime su propia intuición. Fue un periodo de depresión. Cuando estaba embarazada me preguntaba si todo iba a salir bien una vez que el bebé naciera, pero nunca se me ocurrió pensar que fuera a sufrir una alteración auditiva. Fue una etapa muy difícil en la que mis sentimientos cambiaban de esperanza a desesperación ya que el futuro de mi hija era incierto."

Finalmente, pasados esos diez largos meses, los médicos dieron un diagnóstico. La hija de Gro Rugseth había nacido con una deficiencia auditiva.

"Fue un terrible golpe. Nunca se nos hubiera ocurrido que podía padecer una discapacidad auditiva. Estábamos destrozados. No podíamos hacer nada para ayudar a nuestra propia hija. Tuvimos una lucha larga y dura hasta que pudimos ser felices de nuevo. Fue una vez que decidí asistir a clases para aprender el lenguaje de signos cuando me sentí de nuevo una madre competente, capaz de comunicarme con mis hijos."

En la actualidad, Gro Rugseth es madre de tres hijos. El más pequeño también nació con una deficiencia auditiva. Después de todos estos problemas y tras una larga y ardua batalla, hoy en día todo marcha bien en la familia Rugseth. Por otro lado, cabe destacar que esta situación ha resultado beneficiosa tanto para la familia como para la propia Gro Rugseth.

"Me sentía protegida e invulnerable pero de repente mi vida cambió. He aprendido a ser más sensible con los problemas de otras personas. Además, me siento estrechamente unida a mis hijos. La discapacidad auditiva de mis hijos es un fenómeno de la naturaleza, y hoy en día, siento que nuestra calidad de vida ha mejorado debido a que hemos aprendido mucho de la responsabilidad que ha recaídodo sobre nosotros."

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.