La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

Mi pérdida auditiva me ha convertido en un gran oyente

Sean Durity nació con una capacidad auditiva reducida, pero hoy en día, los que le conocen le consideran un buen oyente. Ha sido precisamente su pérdida de audición la que le ha convertido en un gran oyente, dice Sean.

Mi pérdida auditiva me ha convertido en un gran oyente

Sean Durity, es estadounidense y trabaja como administrador de empresas y escritor independiente, y nació con otosclerosis. En su caso, los huesecillos del oído medio estaban unidos  a la ventana oval en ambos oídos, por lo que las vibraciones de sonido no llegaban de forma óptima al nervio auditivo para que pudiera oír adecuadamente.

En la actualidad, Sean Durity tiene una pérdida de audición de moderada a severa en ambos oídos, y lleva siempre al menos un audífono en su día a día. Su problema auditivo le ha enseñado a adaptarse y con el paso de los años, se ha convertido de hecho en un mejor oyente, gracias a no dejar de preguntar y leer en los labios cuando no está seguro de lo que se está diciendo.

“No me di cuenta de lo buen oyente que era hasta que un amigo mío me lo comentó. Me dijo que mi problema de audición me había convertido realmente en un gran oyente. Le pregunté a mi mujer si ella pensaba lo mismo y me lo confirmó”, cuenta Sean Durity.

Nuevas estrategias para escuchar

De niño, Sean Durity se desenvolvía bien a pesar de que su pérdida de audición era bastante severa en el oído izquierdo. No obstante, su madre empezó a observar ciertas señales e indicios de que la audición de Sean no era como la de los demás niños.

“Aprendí a leer los labios desde niño. Pero mi madre se dio cuenta de que no le  contestaba si no estaba frente a mí y de que ponía demasiado alto el volumen del televisor”, recuerda Sean Durity.

Le llevaron al especialista, pero incluso después de haberse sometido a 7 u 8 operaciones, su audición no ha mejorado. Finalmente, Sean tuvo que asumir que su  audición nunca sería normal. Cuando  se dio cuenta, comenzó a utilizar otro tipo de estrategias para escuchar, en lugar de estar todo el tiempo concentrado para captar los sonidos del entorno. Por ejemplo, ha perfeccionado su capacidad de leer en los labios y pregunta siempre que tiene dudas.

Oyente activo

Sean Durity es un experto en leer los labios y no necesita estar preguntando todo el tiempo, pero no tiene ningún reparo en preguntar para aclarar cualquier duda que tenga sobre lo que se dice. Cuando escucha, es un oyente activo, y tiende a repetir lo que cree que ha oído en voz alta para asegurarse de que lo ha entendido.

“A la mayoría de la gente le agrada repetir las cosas”, comenta. “Al fin y al cabo, así sienten que se les está escuchando”.

Sean Durity presta mucha atención e intenta concentrarse en la persona que está hablando en lugar de centrarse únicamente en escuchar los sonidos que hace. Está convencido de que ser un oyente activo y preguntar también le han convertido en un mejor oyente.

Un profesor digno de confianza

En el trabajo, Sean Durity tiene que tomar ciertas medias debido a su audición reducida. Aunque ser discapacitado auditivo forma parte de él y lo acepta, en entornos ruidosos se tiene que concentrar un poco más, y en las reuniones se asegura de sentarse cerca del hablante.

“Suelo compensarlo con la lectura de labios de forma inconsciente. Y cuando creo que no he entendido algo siempre pregunto a la persona que está a mi lado”, explica. Pero por lo general, su discapacidad auditiva no le supone un obstáculo para llevar una vida normal en el trabajo. Incluso le ha llevado adquirir un alto grado de fiabilidad como profesor en un grupo de estudio de la Biblia para personas mayores.

“Cuando me pidieron que fuera profesor, una de mis preocupaciones era si hablaría lo suficientemente alto para las personas que utilizaban audífonos. Cuando les conté que yo mismo llevaba dos audífonos, confiaron en mí de inmediato. ¡Fue fantástico!”, comenta complacido.

Fuera vanidad

Hoy en día, Sean Durity lleva audífonos y se considera un oyente activo. Su consejo para otras personas con problemas auditivos es que venzan sus miedos y busquen ayuda profesional.

“La tecnología actual a la que se tiene acceso hoy en día realmente mejora la calidad de vida. Hay que dejar a un lado la vanidad porque a nadie le importa si se llevan o no audífonos. Les preocupará más que no les escuches porque no les puedes oír”, comenta.

La experiencia personal de Sean Durity de preguntar constantemente, leer los labios además de llevar audífonos, le ha servido para disfrutar de su vida social y ser un gran oyente, por eso, anima a otras personas con pérdida de audición a seguir su ejemplo.

 

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.