La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

Oído musical sin audición

Oído musical sin audición

Catriona Hetherington puede disfrutar sólo un poco al escuchar música. Tiene una alteración auditiva profunda y con la ayuda de dos potentes audífonos es capaz de oír algunas de las notas de baja frecuencia, pero casi ninguno de los tonos altos. Sin embargo, solo hay que llevarla a un escenario, ponerle un arco en la mano y un violonchelo delante, y se convierte en una virtuosa artista de la música.

"Interpretar es la cosa más grande que ha existido nunca. Sí, me encanta," dice Catriona. "Algunas veces me siento como si estuviera en otro planeta."

A pesar de su discapacidad auditiva, Catriona es una violonchelista de talla mundial, con un futuro prometedor como intérprete y profesora. Es la prueba viviente de que la entrega y la determinación hacen que todo sea posible.

Catriona tiene 25 años y es de Dunfirmline, cerca de Edimburgo, Escocia. En marzo de 2002, fue a los Estados Unidos para celebrar que es una de las cuatro solistas del año que ha hecho lleno en un concierto. Catriona recibió el prestigioso galardón Rosemary Kennedy International Young Soloist Award (Premio Internacional Rosemary Kennedy para Jóvenes Solistas).

"Fue un acontecimiento magnífico y, además, conocí a mucha gente encantadora," dice Catriona. "Fue una experiencia que no olvidaré."

Hasta ahora, ha sido también el momento cumbre de una carrera musical insólita. Cuando era pequeña, Catriona tuvo que acudir a un logopeda porque tardaba en desarrollar el lenguaje. La causa de su defecto del habla - alteración auditiva profunda de nacimiento- pasó desapercibida hasta que tuvo 4 años. En ese momento, se le ajustó un audífono, aunque más tarde se dieron cuenta de que necesitaba dos.

A los 7 años, muestra por primera vez interés por la música y empieza a asistir a clases de piano. Sin embargo, el gran salto se produce dos años más tarde, cuando pone sus manos en un violonchelo por primera vez.

Fue amor a primera vista. En su primera clase, con 9 años, estaba tan inspirada que decidió allí mismo que quería ser violonchelista cuando fuese mayor. "En ese preciso momento," comenta, "simplemente supe que sería violonchelista y, nunca se me pasó por la cabeza otra profesión."

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.