La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

26 de marzo de 2014

Pocos padres hablan con sus hijos adolescentes acerca de la pérdida de audición

Los adolescentes corren el riesgo de padecer dificultades auditivas graves a largo plazo debido al abuso de escuchar música alta y demás ruidos fuertes. Aun así, los padres no son conscientes de los riesgos y raras veces hablan con sus hijos acerca del tema, según indica un estudio estadounidense.

Un estudio estadounidense pone de manifiesto que los padres raramente hablan con sus hijos adolescentes acerca de la pérdida de audición.

Más del 96% de los padres encuestados afirmaban que sus hijos corrían un riesgo mínimo o ningún riesgo de padecer problemas auditivos por exponerse a ruidos excesivamente fuertes. El 69% no  había hablado nunca con sus hijos adolescentes sobre la exposición al ruido, principalmente, por considerar que el riesgo era prácticamente nulo.

No obstante, para proteger la capacidad auditiva de los adolescentes, más del 65% de los padres estaban dispuestos o muy dispuestos a controlar el tiempo que pasaban sus hijos escuchando música, limitar el acceso a situaciones excesivamente ruidosas, o hacer hincapié en el uso de protectores auditivos, como tapones para los oídos o cascos.

Estos datos fueron recopilados a través de una encuesta realizada en internet, en la que participó una muestra representativa de más de 700 padres de adolescentes entre 13 y 17 años a nivel nacional.

“Es ahora cuando los padres se están empezando a dar cuenta de los peligros de la exposición a ruidos fuertes”, explica la Dra. Deepa L. Sekhar, autora del estudio.

Uno de cada ocho niños y adolescentes estadounidenses, es decir, más de cinco millones, padecen algún grado de pérdida de audición, derivada principalmente de una sobreexposición a ruidos elevados, según el  Centro de Control y Prevención de Enfermedades estadounidense.

Riesgos subestimados

En general, los padres están dispuestos a dar los pasos necesarios para proteger la salud de sus hijos, sin embargo, subestiman los riesgos de la exposición a ruidos demasiado fuertes.

Los padres con una mayor formación y aquellos que tenían hijos más jóvenes se mostraban más predispuestos a tomar precauciones para proteger la salud auditiva de sus hijos, por ejemplo, limitándoles el tiempo de escuchar música, controlando el acceso a situaciones de mucho ruido o animándoles a prevenir mediante el uso de tapones para los oídos.

“Llegando a este punto, es difícil recomendar a los padres un nivel exacto y preciso de volumen, ya que tanto el tiempo de exposición como el volumen afectan a la capacidad auditiva a largo plazo. No obstante, contribuir a concienciar acerca de la importancia de proteger la audición es un buen comienzo. Cuanto más información tengan los padres al respecto, más probabilidades hay de que intercedan”, expone la Dra. Deepa L. Sekhar.

El estudio se publicó en la revista JAMA Otolaryngology-Head and Neck Surgery.

Fuentes: www.reuters.com y JAMA Otolaryngol Head Neck Surg.

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.