La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

Por fin oigo el canto de los pájaros

Heinz Rüegsegger es un hombre muy ocupado. Cuando no está trabajando en la estación de tranvías de Berner Gurtenbahn en la capital Suiza de Berna, este hombre de 60 años tan activo dedica la mayor parte de su tiempo libre a su pasión de identificar los aviones que pasan. Este hobby exige una buena capacidad auditiva, pero Rüegsegger sufre una pérdida de audición del 50% en ambos oídos. Sin embargo, desde que le ajustaron dos audífonos, su hobby de identificar aviones es coser y cantar. "Ya no tengo problemas para entender a los amigos con los que identifico aviones cuando hablamos de nuestro hobby," dice Rüegsegger. Como sus amigos, ahora es capaz de escuchar las conversaciones de los canales de comunicación de los aviones, tener conversaciones con grupos enteros de personas en el aeropuerto y disfrutar de una exposición de diapositivas. Estas actividades exigían de toda su concentración antes de tratar su problema auditivo. "Estoy tan contento por ser capaz de seguirlo todo, y no tener que perderme la mitad de lo que pasa," comenta.

Rüegsegger se dio cuenta de que tenía un problema auditivo por casualidad. Hace 5 años, fue al médico por un problema del tejido conjuntivo. Mientras le examinaba el médico comentó: "Usted no oye muy bien," e inmediatamente después le realizó una prueba de audición. El resultado no dejaba ninguna duda: Pérdida de audición en ambos oídos. Este médico tan observador alentó a su paciente a adquirir audífonos, y Heinz Rüegsegger no se lo pensó dos veces. Al cabo de dos semanas tenía un audífono en cada oído.

Durante algún tiempo, Rüegsegger había sido consciente de que su capacidad auditiva había empeorado, pero nunca lo vio con un verdadero problema. "Mi esposa me decía con frecuencia que no subiera tanto el volumen de la televisión, pero dejó de ser un problema cuando empecé a usar auriculares." Fue entonces, al acudir al médico, cuando se dio cuenta de la gravedad de su pérdida de audición. En el trabajo, simplemente hablaba más alto de lo normal y nadie en ese entorno de trabajo ruidoso lo notaba. Pero como amante de la naturaleza le molestaba y entristecía el no poder oír el canto de los pájaros, cuando daba paseos por el bosque.

Pero los problemas también surgieron en el trabajo. Trabajar en Berner Gurtenbahn exige a los empleados una atención constante, en la taquilla central de la estación situada en las profundidades, se le hacía cada vez más difícil entender a los clientes. El sistema de altavoces no servía de nada. Creaba un eco irritante. Y cuando conducía el tranvía, no oía algunas órdenes ni las peticiones para parar de los pasajeros. Unos pocos años antes, otra complicación era el hecho de que el motor estaba situado a la derecha, cerca de la sala de control. La mayor parte del habitáculo estaba hecho de hierro fundido, lo que contribuía a producir un ruido ensordecedor. Hoy en día, los motores están montados dentro de un cubículo cerrado bajo el suelo del tranvía. Además, con sus audífonos Rüegsegger se siente completamente al cien por ciento para realizar su trabajo en Berner Gurtenbahn. "A mis compañeros les encanta que ya no tenga que preguntarles continuamente, '¿qué has dicho?'" explica Rüegsegger. Y algo crucial, ya oye y no se pierde los mensajes importantes.

Adaptarse a un audífono fue relativamente fácil para Rüegsegger. Desde el principio, el distribuidor del audífono le aconsejó que fuera paciente, pero a Rüegsegger no le llevó mucho tiempo sentirse a gusto con su nuevo artilugio. Se acostumbró al nuevo nivel de sonido al instante. Después, recibió su segundo audífono digital que se adapta a las variaciones de los niveles de ruido, y con el cual está especialmente contento. "He notado una gran diferencia. He sido capaz de entender de nuevo lo que la gente dice," comenta. Todo el mundo pensaba que el diagnóstico del médico le iba a deprimir, pero no fue así. "Simplemente, lo he asumido," añade.

Rüegsegger sabe que para la mayoría de las personas acostumbrarse a los audífonos es más difícil de lo que le ha resultado a él. Uno de sus compañeros ya retirado no podía soportar los nuevos sonidos que recogían sus audífonos y los devolvió inmediatamente, "Para él estaba demasiado alto. Es un tipo muy sensible y no podía soportarlo. Le conté que se diera un tiempo para acostumbrarse, pero no quiso intentarlo. También es 20 años mayor que yo," dice Rüegsegger.

Cuando le preguntas por el mejor consejo para otras personas con discapacidad auditiva, Heinz Rüegsegger está listo para responder: "Si eres discapacitado auditivo y no usas audífonos debes hacerte una prueba de audición, vale la pena. No tienes porqué tener miedo de los audífonos, apenas se ven o se sienten. Yo muchas veces tengo que comprobar si los llevo puestos. Un día que salí de casa, de repente pensé que me había olvidado los audífonos. Y es que casi no los noto. Mis audífonos son algo imprescindible para mí."

Rüegsegger da además otro consejo: "creo que es extremadamente importante llevar los audífonos durante todo el día cuando los acabas de adquirir. Así, se deja de sentir rápidamente que se lleva algo puesto en los oídos."

Tanto en el trabajo, conduciendo el tranvía como en su tiempo libre identificando aviones, Heinz Rüegsegger es de nuevo capaz de confiar en su audición al cien por cien.

Y mientras da un paseo por el bosque con su mujer, puede disfrutar completamente de su capacidad de oír los sonidos de la naturaleza y oír el canto de los pájaros. Gracias a sus audífonos es capaz otra vez de identificar que tipo de pájaro está cantando, "Desde hacía mucho tiempo," comenta, "los únicos pájaros a los que podía oír eran los ruidosos mirlos."

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.