La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

07 de agosto de 2012

Se puede tener una discapacidad auditiva sin saberlo

Un ruido fuerte puede causar una pérdida de audición inmediata. Sin embargo, también puede producir un daño en el oído interno que no se manifiesta al instante sino al cabo del tiempo, y para ese momento, el daño en la capacidad auditiva puede ser irreversible.

Se puede tener una discapacidad auditiva sin saberlo

El oído interno tiene vida propia. Su función principal es enviar las señales sonoras del oído externo al cerebro para poder procesar lo que se escucha. Si las señales sonoras son demasiado fuertes, pueden dañar la vida del oído interno y provocar una pérdida de audición.

Una pérdida de audición súbita puede tener cura, siempre y cuando se trate de forma inmediata. Si no se trata a tiempo, será bastante difícil evitar que se produzca una pérdida de audición. Un estudio demuestra que aunque el ruido no haya sido lo suficientemente fuerte como para causar una pérdida de audición inmediata, se ha podido producir un daño en el oído interno, pero al no experimentar una pérdida auditiva al instante puede ser difícil de diagnosticar y de tratar.

Los oídos se desconectan

Al exponer los oídos a ruidos fuertes se pueden dañar las diminutas células ciliadas situadas en el oído interno. La función de estas células ciliadas es trasladar las señales sonoras a las neuronas del ganglio espiral que a su vez las envían al cerebro para que las procese. Si las neuronas del ganglio espiral no conectan con las células ciliadas, se retraen y dejan de funcionar.

Un estudio dirigido por los doctores Qiong Wang y Steven Green de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, indica que las células ciliadas producen un tejido específico que permite mantener su conexión con el ganglio espiral. Cuando un ruido fuerte daña las células ciliadas, este tejido deja de producirse, el ganglio espiral se retrae y se produce la pérdida de audición.

Los resultados del estudio, publicados en la revista The Journal of Neuroscience, demuestran que aunque en principio las células ciliadas sigan funcionando, se irán agotando a lo largo del tiempo y finalmente dejarán de producir el tejido que necesitan las neuronas del ganglio espiral para enviar las señales sonoras al cerebro.

En definitiva, el estudio revela que es posible estar sufriendo una pérdida de audición por haberse producido un daño en las células ciliadas del oído interno, simplemente aún no se sabe.

Fuente: www.hearingreview.com

Más información

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.