La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

Sin audífonos a pesar de tener una discapacidad auditiva

La reducción de la capacidad auditiva normalmente empeora poco a poco con la edad. Muchos ancianos tienen dificultades para darse cuenta de que necesitan audífonos. Por culpa de los prejuicios y el deterioro gradual de su capacidad auditiva, los ancianos y sus familiares tienden a pasar por alto este problema o se niegan a enfrentarse a él. Además, una vez que se reconoce la pérdida auditiva, se aprende el uso correcto de los audífonos y se adaptan a ellos, se presentan más dificultades. Como resultado, muchos ancianos con discapacidad auditiva no quieren usar audífonos.

Suele pasar mucho tiempo antes de que la persona con discapacidad auditiva busque ayuda. Los familiares se acostumbran a ir a buscar al familiar con déficit auditivo a otra habitación para que venga, en lugar de llamarle. Se desarrollan nuevas formas de llevar una conversación, sin que nadie se de cuenta del cambio. En algunos casos, el miembro de la familia con alteración auditiva desarrolla, hasta cierto punto, la habilidad de leer en los labios para poder comprender a sus hijos o su mujer.

Mientras las personas del entorno inmediato se adaptan, tomar parte en acontecimientos sociales fuera del hogar se convierte en una situación llena de problemas. A los ancianos con discapacidad auditiva les resulta muy difícil mantener una conversación con otras personas, especialmente en entornos ruidosos, tienen que pedir constantemente que repitan lo que están diciendo. Las dificultades de comunicación suelen desembocar en un retraimiento y un aislamiento de las relaciones sociales. Y no hay que olvidar que existe una fuerte y muy directa conexión entre el aislamiento y la depresión.

Por tanto, los familiares deben estar alerta cuando la persona mayor sube excesivamente el volumen de la televisión o la radio, cuando no responde a los comentarios y cuando parece retraído. Estos pueden ser síntomas de que padece una pérdida de audición. Por tanto, los familiares están ahí para ofrecer un sólido apoyo y darles valor, logrando que el anciano acuda al médico para que le proporcione un tratamiento u otra forma de rehabilitación.

Mientras los familiares deben aprender a sensibilizarse para detectar una posible discapacidad de audición, los responsables en salud deben buscar siempre la mejor forma de dar la información y enseñar al paciente con deficiencia auditiva a usar los audífonos. Muchas personas mayores son escépticas en cuanto a los audífonos. A menudo, suelen tener dificultades para activar e insertar el aparato, con lo que deciden dejarlo en un cajón.

Los investigadores en general están de acuerdo en que existe una necesidad de proporcionar más información sobre los ancianos y la pérdida de audición.

Fuente:
American Family Physician, 2002; 66: 911-5;
British Journal of Audiology, 1996; 30:313-24.
Disability and Rehabilitation, 2002; 24: 256-363

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.