La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

Un tipo que escucha

Un tipo que escucha

Steven Retchin es el típico ejemplo de "baby boomer". Como tantos otros de su generación, nacida durante los años que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, ha llevado una vida de duro trabajo, rock and roll y amoríos, y no necesariamente por ese orden. En conjunto, su vida ha sido realmente ruidosa, y ahora, mientras intenta dar utilidad a toda la experiencia adquirida, está pagando el precio de haber estado trabajando duro y tocando fuerte durante medio siglo.

El precio de toda una vida en el escenario, en bandas de música, en conciertos, en actuaciones improvisadas de jazz y en lugares de trabajo ruidosos, es el incesante pitido en su oído derecho, su discapacidad auditiva y su hiperacusia, que es una sensibilidad dolorosa a ruidos excesivos. Sin embargo, como muchos de su generación, Retchin se niega a que esto le frene. Obtuvo un audífono tan pronto como se dio cuenta de que podía serle útil. Y donde otras personas ven dificultades y problemas diarios, él encontró una oportunidad.

Steven trabaja para convertir sus vivencias con la pérdida de audición, su don de gentes que emplea para dar consejos a jóvenes problemáticos y ancianos, y su pasado como vendedor, en un negocio para promocionar y vender dispositivos de asistencia a la escucha. Ha fundado un servicio excepcional de funcionarios dedicados a informar de la existencia de ayudas sociales a personas que trabajan en sitios ruidosos y ancianos en residencias de la tercera edad de su localidad, Nueva Inglaterra, en el noreste de los Estados Unidos.

"Me di cuenta de que la mayoría de la gente que debería usar un audífono nunca lo lleva, por diversas razones. Algunos no se lo pueden permitir. Otros sienten que no pueden acostumbrarse a ellos. Para estas personas, nosotros ofrecemos unos dispositivos más simples que les permiten escuchar la televisión sin tener que subir el volumen del aparato y molestar a los demás, o dispositivos que les ayudan a llevar una conversación entre dos personas. Visito residencias de ancianos y fábricas, ofreciéndoles también la posibilidad de hacerse una prueba auditiva general," explica Steven.

Cuidando las tres "Des"
Steven Retchin se dio cuenta de su propia pérdida de audición cuando acababa de cumplir los 40. Su pérdida auditiva empeoró tras un aparatoso accidente de tráfico algunos años atrás. Padece una pérdida de audición moderada en su oído izquierdo y una pérdida de severa a profunda en el derecho. Además, debido a la hipersensibilidad al sonido que padece, debe mantenerse alejado de cines y conciertos donde existen potentes sistemas de sonido. Su tinnitus varía en intensidad y tono, siendo peor en la tranquilidad de la noche.

Sin embargo, si no hubiera sido por sus audífonos digitales programables, dice Steven, el precio que está pagando por su estilo de vida pasado sería mucho más duro de lo que es.

"Sin mis audífonos no podría ni siquiera responder a alguien que me pregunta la hora. No podría entender a mi mujer cuando me habla o grita desde otra habitación. Tengo problemas con las tres "Des" - la distancia, la discriminación y la dirección del sonido. La discriminación del sonido es la habilidad de recoger los sonidos que se quieren oír y separarlos del ruido de fondo general, este es mi mayor problema. Por eso, siempre se debe aconsejar a los familiares de una persona con discapacidad auditiva que se acerquen a ella, para mantener al mínimo el ruido de fondo y no tener que gritar por toda la casa para hacerse entender," explica.

Fuera de casa, Steve Retchin disfruta en el campo y escalando, y en lugares donde se puede encontrar con osos, coyotes, ciervos e incluso alces, como el bosque de Massachussets, sin embargo, la falta del sentido de la dirección del sonido puede ser extremadamente peligroso.

Retchin siente que sus audífonos le ayudan a superar todas estas dificultades, y los lleva puestos todo el tiempo.

La música no cesa
Y sigue adorando la música.

"Tengo algo más de cincuenta años y he tocado desde que tenía 9 años, cuando me uní a la banda de música de la escuela. Tocaba el saxofón, el acordeón eléctrico y empecé a tocar la armónica cuando tenía 14 años, el año en que aparecieron los Beatles. Ahora toco la armónica y un poco el piano. Estuve tocando en diferentes grupos, hasta principios de los 80. Tocábamos sobretodo jazz, blues al estilo Chicago y swingtime jazz a la Toots Thieleman. Me gustaba probar cosas diferentes y poco corrientes. Ahora, casi siempre voy a locales donde hay actuaciones improvisadas de jazz," cuenta Retchin, que vive en Leeds cerca del centro cultural de Northampton, Massachussets.

Retchin fue también discjockey en el grupo de radio del instituto. Fue a innumerables conciertos de rock, y en su juventud, pasó gran parte de su vida recorriendo Europa, conociendo a algunas de las estrellas más importantes del rock. Todo esto, dice Retchin, ocurrió en la época de los grandes amplificadores. Entre sus experiencias con grupos de rock estuvo con MC5, que tiene fama de ser la banda más ruidosa del mundo.

"Estar en el escenario es muy diferente a estar entre el público. Apenas puedes oír lo que está ocurriendo. Debes sentir el volumen," explica, añadiendo que los conciertos a los que va hoy día son mucho menos ruidosos, pero que el público de los conciertos de rock debería considerar el uso de tapones para los oídos como parte de la propia experiencia de asistir al concierto.

Entretanto, Steven tuvo también muchos y diferentes trabajos. A los 17 años trabajó en el negocio familiar, vendiendo muebles contemporáneos, trabajó en una tienda de reparaciones y de almacenaje, estando expuesto continuamente al ruido de camiones, maquinaria, grapadoras, sirenas, etc. Más tarde, fue socio en una compañía mayorista y vendedor. Como ávido hombre de la calle, durante años asesoró a jóvenes con problemas acerca de las normas básicas de supervivencia, y tiene además, diplomas en campos relacionados con los audífonos y el cuidado de ancianos.

Por tanto, piensa simplemente que todos estos años de ruido y daños auditivos padecidos son suficientes para poder considerarse un poco experto en el tema.

"Me llamo a mí mismo 'el tipo que escucha'", dice Steven, "y quiero poner todo de mi parte para ayudar a las personas a oír mejor".

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.