La página web nº1 del mundo sobre la audición y la pérdida auditiva
Desde 1999

09 de mayo de 2011

Una dieta baja en calorías podría retrasar la pérdida de audición por envejecimiento

Científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison en EE.UU. han logrado retrasar la pérdida de audición por envejecimiento en ratones, mediante una restricción calórica en la dieta.

Una dieta baja en calorías podría retrasar la pérdida de audición por envejecimiento

Experimentos con ratones demuestran que reducir el consumo de calorías en un 25% activa una enzima, llamada Sirt3, que sirve para preservar la audición. Los experimentos se publicaron en la revista Cell.

“Si descubrimos los compuestos que activan la enzima Sirt3 podríamos ser capaces de obtener los beneficios de una restricción calórica sin tener que reducir el consumo de calorías”, dice Tomas A. Prolla, profesor de genética de la Universidad de Wisconsin-Madison enEE.UU. y autor principal del estudio.

Prolla y sus colegas realizaron experimentos con ratones normales y ratones carentes de la enzima Sirt3. En uno de los experimentos alimentaron durante 10 meses a ambos grupos con una dieta en la que redujeron en un 25% el consumo de calorías.

Mientras que la dieta conseguía retrasar la pérdida de audición en varias frecuencias en los ratones normales, no ocurría lo mismo en los ratones carentes de la enzima Sirt3.

Generar energía y radicales libres

Los experimentos indicaban además el modo por el cual la restricción calórica actúa a nivel molecular.

“Parece que una restricción calórica estimula al organismo en cuanto a que este percibe que está bajo estrés”, explica Prolla. “Entonces, se producen cambios en el metabolismo que favorecen la autopreservación”.

En condiciones normales, expone Prolla, los niveles de Sirt3 son bajos. La restricción calórica parece disparar los niveles de esta enzima, y este aumento hace que la enzima actúe sobre las mitocondrias, que son las estructuras celulares que producen energía.

Las mitocondrias no solo generan energía, además producen los átomos conocidos como radicales libres, que dañan las células y originan los efectos del envejecimiento. Sin embargo, cuando los niveles de Sirt3 se intensifican, se reduce la producción de radicales libres tóxicos. Como resultado se reducen los daños en las células, entre las que se incluyen las células del oído interno.

“Necesitamos descubrir cuáles son los principales intermediarios en la restricción calórica”, explica Prolla, y añade que este estudio indica que la enzima Sirt3 es uno de estos mediadores. “Una vez que los identifiquemos podremos desarrollar formas de actuar que imiten la restricción calórica”.

Fuente: www.jsonline.com

Use nuestros artículos

Nuestros artículos están a su disposición. El único requisito es que proporcione el enlace directo del artículo específico que desee utilizar en su web e indique a hear-it como fuente.

Por el contrario, las imágenes que aparecen en hear-it no pueden utilizarse, ya que no tenemos el copyright de las misma, solo hear-it tiene el derecho de editarlas en su web.