Conversaciones telefónicas

El teléfono se utiliza para comunicarse con otras personas y, por ello, juega un papel muy importante en nuestra vida diaria. Pero para las personas con problemas de audición puede ser difícil oír el timbre del teléfono o seguir una conversación telefónica.

En muchos casos, existen distintos tipos de dispositivos técnicos para resolver algunos de los problemas que tienen las personas con discapacidad auditiva, pero también se pueden emplear técnicas sencillas para que las personas con problemas de audición puedan mantener una conversación telefónica con más facilidad.

Consejos útiles

A continuación encontrará algunos sencillos consejos para reducir las dificultades de audición al mantener una conversación telefónica:

  • Colóquese siempre el auricular en su mejor oído.
  • Si existe mucho ruido de fondo le resultará más difícil poder oír a la persona al otro lado del teléfono. Mantenga sus conversaciones telefónicas en entornos silenciosos.
  • Dígale a la persona con la que habla por teléfono que tiene problemas de audición y pídale que se exprese con claridad. Haga usted lo mismo.
  • Si conoce bien del tema de la conversación pero le resulta difícil oírlo todo, pídale a la otra persona que le deletree las palabras clave.
  • No tenga miedo de adivinar lo que la otra persona dice. A menudo será capaz de deducir el significado correcto solo por el contexto.
  • Utilice preguntas cerradas que dan lugar a respuestas cortas, afirmativas o negativas. Esto genera respuestas claras y sencillas.
  • Intente escuchar los cambios en el tono de voz que le indicarán a quién le toca hablar.
  • En algunas situaciones podría pedir a un amigo que escuche por usted y le repita lo que la persona al otro lado del teléfono dice, para luego contestar usted.