Otitis Media Supurativa

En los niños pequeños y bebés, el fluido se puede acumular detrás del tímpano. Esto puede causar sordera y reducción de la audición.
Al principio, el fluido es fino y acuoso pero, posteriormente, es más espeso y sólido, causando la afección conocida como otitis media supurativa.

Algunas veces, los médicos la denominan otitis media con efusión, otitis media secretoria u otitis grave (SOM), aunque la otitis no es una infección y el fluido del oído no contiene bacterias u organismos dañinos.

El síntoma más importante es la pérdida de audición. A continuación enumeramos los signos más característicos entre los niños más mayores:

  • El niño dice continuamente "qué" o "perdón".
  • Dolor de oídos.
  • La televisión o la radio están demasiado altas.
  • Problemas anormales de comportamiento.
  • El niño se frustra fácilmente ya que no puede mantenerse al tanto de las cosas.

El dolor de oídos es muy común cuando se padece otitis, aunque no suele ser tan grave como en una infección aguda del oído medio. De hecho, es bastante difícil determinar al observar una otitis si es una infección aguda u otitis de larga duración.

Cuando se plantea la duda, el médico de cabecera o un especialista suele administrar un tratamiento en forma de antibióticos. Es más conveniente consultar con el médico de cabecera o un especialista si su hijo tiene dolor de oídos que no puede controlar con un calmante ordinario.