Pérdida auditiva neurosensorial

La Pérdida auditiva neurosensorial (pérdida de audición neurosensorial) se produce por daños en las diminutas células ciliadas que se encuentran en el oído interno. Las causas principales son la edad, el ruido y ciertas enfermedades.

¿Qué es la pérdida auditiva neurosensorial?

La pérdida auditiva neurosensorial (pérdida de audición neurosensorial) se produce como resultado de la pérdida de células ciliadas del oído interno o los daños provocados a ellas. Dichas células transmiten el sonido desde el oído interno hacia el cerebro a través del nervio auditivo.

Causas de la pérdida auditiva neurosensorial

Envejecimiento

  • Ruido
  • Ciertos tipos de enfermedades
  • Genes (heredada)
  • Rubeola durante el embarazo
  • Peso bajo al nacer
  • Lesiones en el oído o la cabeza

La aparición de la pérdida auditiva neurosensorial puede deberse a otros motivos.

Todo el mundo va perdiendo células ciliadas de la cóclea a lo largo de la vida, lo cual provoca una audición cada vez menos aguda. Se trata de un proceso natural. El envejecimiento es una de las causas principales de la pérdida auditiva neurosensorial. Cuando la edad es la causante de la pérdida auditiva neurosensorial, hablamos de pérdida auditiva relacionada con la edad o presbiacusia.

No obstante, estas células ciliadas también pueden dañarse debido al ruido excesivo. La pérdida auditiva neurosensorial es cada vez más común como resultado de una exposición prolongada a ruidos muy fuertes, tanto del entorno laboral como por escuchar música excesivamente alta.

También se puede sufrir pérdida auditiva neurosensorial si se ha estado expuesto a enfermedades como las paperas, meningitis, esclerosis múltiple, enfermedad de Ménière, o si se han ingerido determinados fármacos, en particular, aspirina, cisplatina, quinina o antibióticos como estreptomicina y gentamicina.

La pérdida auditiva neurosensorial también puede producirse en niños, si la madre ha padecido rubéola durante el embarazo, o si el peso al nacer es bajo. 

Asimismo, la pérdida auditiva neurosensorial puede ser hereditaria (pérdida auditiva genética), y por último, puede producirse también por lesiones en la cabeza u oídos. 

La pérdida de audición en bache o la pérdida de audición descendente son algunos de los tipos más comunes de pérdida auditiva neurosensorial. La pérdida auditiva descendente afecta sobre todo a las frecuencias altas, mientras que la pérdida de audición en bache incide por lo general en las frecuencias medias.

Si tiene pérdidas auditiva en los dos oídos pero con mucha diferencia entre uno otro, entonces se trata de una pérdida auditiva neurosensorial asimétrica.

Síntomas de la pérdida auditiva neurosensorial

Por lo general, la pérdida auditiva neurosensorial se desarrolla de forma progresiva y poco a poco va empeorando. No sucede de la noche a la mañana a menos que se trate de una pérdida auditiva neurosensorial súbita (más información al final). Por este motivo, no solemos darnos cuenta de que nuestra audición se ha ido deteriorando. Sin embargo, si se hace difícil el percibir las voces de los demás en lugares con ruido de fondo (por ejemplo en fiestas, restaurantes o reuniones familiares), o si resulta complicado oír y entender la voz de las mujeres y los niños, entonces podríamos encontrarnos ante un caso de pérdida auditiva neurosensorial. Otros indicadores de la posible presencia de una pérdida auditiva neurosensorial son las dificultades a la hora de percibir sonidos suaves o altos como el tictac del reloj, el zumbido del frigorífico o el canto de los pájaros.

¿Es permanente la pérdida auditiva neurosensorial?

Sí, desgraciadamente la pérdida auditiva neurosensorial es para siempre, puesto que resulta imposible reparar o sustituir las células ciliadas del oído interno. Además, la audición no se recupera de forma total ni parcial pasado un tiempo ni por sí sola. La audición que se ha perdido ya está perdida de forma definitiva. La pérdida auditiva relacionada con la edad, por ejemplo, suele ir a peor con el paso del tiempo.

¿Se puede curar la pérdida auditiva neurosensorial? En la mayoría de los casos desgraciadamente no. La pérdida auditiva neurosensorial se suele tratar con audífonos o implantes auditivos.

Tratamiento de la pérdida auditiva neurosensorial

Las personas con pérdida auditiva neurosensorial no pueden recuperar la audición, pero para la mayoría de ellas los audífonos resultan muy útiles.

Si la pérdida auditiva  neurosensorial es de tipo severo o profundo, el tratamiento puede consistir en implantes auditivos. Unos pocos casos de pérdida auditiva neurosensorial pueden tratarse (parcialmente) con cirugía.

Una prueba auditiva realizada por el profesional de audición es lo que determina si el individuo presenta pérdida de audición neurosensorial.

Pérdida auditiva neurosensorial súbita

Otro tipo de pérdida auditiva neurosensorial es la llamada pérdida auditiva neurosensorial súbita, o simplemente, pérdida auditiva súbita. Si se experimenta una pérdida auditiva súbita debe acudirse al médico inmediatamente.

Reciba noticias de hear-it