20 Diciembre 2007

Campanadas en Navidad

El sonido de las campanadas navideñas puede dañar los oídos.

Durante siglos, las campanas de las iglesias se accionaban manualmente. Con los años, los campaneros han pagado el precio de este elevado nivel de ruido, perdiendo su capacidad auditiva.

El excesivo ruido de las campanas de las iglesias es una cuestión relacionada con las condiciones laborales, por lo que el Consejo del Entorno Laboral Danés ha obligado a algunas iglesias a tomar medidas correctivas contra los niveles excesivos de ruido.

El nivel de ruido diario máximo permitido para las campanadas es de 85 dB. En algunas iglesias, el Consejo del Entorno Laboral ha registrado niveles de ruido de hasta 100 dB, el mismo nivel encontrado en las fábricas más ruidosas.

La Consejo del Entorno Laboral ha elaborado una guía para las iglesias danesas con sugerencias que sirvan para remediar el problema. La más obvia es la instalación de campanadas automatizadas. Se añade un sencillo dispositivo a la cuerda, permitiendo que la campana pueda ser accionada a una mayor distancia.

Varias iglesias han optado por automatizar las campanadas y terminar con la era del campanero es solo cuestión de tiempo.

Fuente: www.hoerelse.info, Consejo del Entorno Laboral Danés (Arbejdstilsynet)

Reciba noticias de hear-it