Acostumbrarse a llevar audífonos

Cuando le coloquen los audífonos, tendrá que acostumbrarse a ellos y acostumbrarse a oír más y mejor que antes.

La mayoría de las personas que tienen pérdida auditiva esperan demasiado a ponerse audífonos y a menudo ya se les ha olvidado lo que era la audición normal o casi normal. Por este motivo, el poder volver a oír y el percibir sonidos nuevos tan «altos» es una experiencia que puede resultar abrumadora al principio. De lo que se trata es de aprender a oír de nuevo.

Los audífonos no le harán recobrar la audición al nivel de una persona sin pérdida auditiva, pero le acercarán en gran medida a lo que se considera como audición normal. De lo que no cabe ninguna duda es de que usted podrá oír más y mejor que si no llevara audífonos.

Sonidos nuevos y más altos

Antes de empezar a llevar audífonos, había muchos sonidos que usted no percibía y por lo tanto no se transmitían a su cerebro. Por ello, ahora le toca al cerebro procesar esos sonidos de nuevo. Esta actividad requiere energía por su parte, por lo que al principio sentirá cansancio y agotamiento.

Al usar audífonos oirá voces y otros sonidos de forma mucho más clara y también a un volumen más alto. Así mismo, percibirá ruido de fondo como el del tráfico o el barullo de las fiestas, reuniones y eventos sociales y sonidos como el zumbido de algunos electrodomésticos, el agua corriendo, el tictac de los relojes y el canto de los pájaros.

Consejos de utilidad para los comienzos

Aquí le ofrecemos algunos consejos para cuando empiece a llevar audífonos:

  • No compare llevar audífonos con llevar gafas. Cuando uno se pone un par de gafas por primera vez, la diferencia se percibe de inmediato, pero con los audífonos hay que irse acostumbrando a oír más y oír de forma diferente. Los oídos y los ojos no funcionan igual.
  • No está de más practicar para saber usar los audífonos. Lleve los audífonos puestos y no se los quite aunque le empiecen a resultar irritantes. Cuanto más los use, más rápido y mejor verá que le funcionan.
  • El ajuste lleva tiempo. Sobre todo al principio, es muy normal que acuda varias veces a su profesional de la audición para que le ajuste los audífonos de manera que se adecúen a sus necesidades y experiencias personales.
  • Hable con otras personas que tengan pérdida auditiva y lleven audífonos. Es más que probable que tengan mucha experiencia que a usted le pueda ser de utilidad.
  • Mantenga un diálogo continuo con su profesional de la audición. Cuanto más le explique sobre su experiencia con los audífonos, más información tendrá para ajustárselos a fin de que le rindan mejor.
  • Hágase una prueba de audición con regularidad pues su pérdida auditiva puede desarrollarse con el paso del tiempo.

 

Artículos relacionados: