Cómo ayudar

Si cree que un miembro de su familia, un amigo o un compañero sufre pérdida de audición que no ha descubierto, piense en quién sería la persona adecuada con quién el afectado podría hablarlo.

Si usted es la persona adecuada, debería intentar ser lo más útil y ofrecerle el mayor apoyo posible. Pero antes de hablar del tema con la persona con deficiencia de audición en cuestión, recuerde que él o ella puede no ser consciente del problema y puede ser sensible a la idea de padecer una pérdida de audición.

Él o ella debería contactar primero con su médico de familia. El médico de familia realizará una prueba sencilla para comprobar la existencia de algún problema de audición. Si existe un problema, el médico de familia recomendará a su amigo, pariente o compañero que visite a un médico experto en audición.

Su tarea consiste en seguir siendo su apoyo, comprensivo y útil. Recuerde los buenos hábitos de comunicación, infórmese sobre la pérdida de audición y utilice esta página Web. Cuanto más conozca sobre el tema, mejor podrá ayudarle.