Consecuencias físicas

La pérdida de audición no tratada suele tener como resultado ciertos problemas físicos. En general, las personas con deficiencias de audición que sufren pérdida de audición no tratada expresan un bienestar físico inferior al de las personas con una audición normal y aquellas personas con problemas de audición que utilizan audífonos. Algunas de las consecuencias incluyen:

  • Cansancio
  • Cefalea
  • Vértigo
  • Músculos en tensión
  • Estrés
  • Problemas con los deportes
  • Problemas de alimentación y/o sueño
  • Problemas estomacales
  • Aumento de la presión sanguínea
  • Problemas sexuales