07 Julio 2003

Desastrosa carencia en cuidados de la audición

La situación del cuidado de los oídos en Rusia es escandalosa en comparación con los estándares mundiales, según la escasa e incompleta información disponible descrita en el periódico en lengua inglesa, Moscow News.

El nivel de concienciación, pruebas y tratamiento de los problemas auditivos en Rusia son tan bajos que las enfermedades del oído están fuera de la lista de "enfermedades socialmente críticas" del Ministerio de Salud, y los rusos tienden a no darle ninguna importancia cuando la cosa tiene que ver con los oídos, escribe el Moscow News. No tienen ninguna prisa por buscar asistencia médica, a menos que el dolor sea insoportable, y constantemente dañan su audición exponiéndose a ruidos excesivos y un cuidado inadecuado.

El número de rusos que buscó atención médica por tener un problema auditivo era de 4,9 millones en 2002, esta cifra está aumentando en 100.000 al año. El número total estimado de rusos sordos o con discapacidades auditivas es de 13 millones. Muchos de ellos no tenían por qué haberse convertido en discapacitados.

Sin embargo, la preocupación por la audición tiene tan poca prioridad en Rusia, que ni siquiera se ha planteado la exploración selectiva de audición en niños antes de los 6 años, a no ser que existan síntomas evidentes.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud - OMS, la otitis media (inflamación del oído medio), es la razón principal para padecer una discapacidad auditiva seria, especialmente en los países menos desarrollados y entre los sectores más pobres de la población.

Las estadísticas médicas en Rusia parecen indicar que la prevalencia de la otitis media es tres veces mayor, que los niveles en los que la OMS recomienda una atención nacional para la detección y tratamiento de esta afección. Sin tener en cuenta los casos adicionales de otitis media supurativa. La mayoría de los centros de salud en Rusia carecen de instrumental para hacer más fácil la identificación de este tipo de infecciones nocivas.

Fuente: Moscow News, 7 de mayo, 2003

Más informatión
Reciba noticias de hear-it