Eche un vistazo al seguro del audífono

Los audífonos pueden ser muy costosos. ¿Quién paga el audífono si de repente se rompe o se pierde?

Si compra unos audífonos o los obtiene a través del sistema sanitario público, debería tener en cuenta cual será su situación si el audífono se pierde o se estropea.

En países donde los audífonos no son gratuitos, debería informarse de si su seguro privado cubre o no el deterioro del audífono, o si es necesario un seguro a parte. No dude en preguntar a su compañía aseguradora si existen normas específicas que regulen la cobertura de su tipo de audífono. Dese cuenta de que algunas aseguradoras son reacias a dar cualquier tipo de cobertura a los audífonos.

Revise las normas de las diferentes compañías de seguros, pero además, puede ser útil preguntar al distribuidor de audífonos, que quizás pueda ofrecerle un seguro especial al comprarle los audífonos.

Incluso si el sistema sanitario público de su país proporciona o paga los audífonos, debe revisar si existen normas específicas aplicadas a la cobertura de audífonos para reparaciones u obtención de unos nuevos.

Para evitar sorpresas desagradables, debería saber cuales son sus derechos para una cobertura pública de los gastos extras de los audífonos, o si por otro lado le conviene hacerse un seguro privado.