23 Septiembre 2003

Estamos acostumbrados al ruido

Vivir en una gran ciudad implica irremediablemente estar rodeado de ruido.

Cuando se pregunta al ciudadano común como puede vivir con tanto ruido responde: "Ya estoy acostumbrado".

Esta es una de las conclusiones alcanzadas en las "2ª Jornadas sobre el Ruido y sus Consecuencias en la Salud de la Población", realizadas en Argentina en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en agosto de 2002 y organizadas por la Asociación Civil Oír mejor.

Se dan varias razones para explicar esta respuesta:

  • No significa que nos acostumbremos al ruido, lo que ocurre es que nuestros oídos discriminan los sonidos molestos y "soportan" como pueden los ruidos intensos a los que están expuestos diariamente.
  • La gente no es consciente de los daños que pueden producirse por la exposición a niveles elevados de ruido, ya que no recibe ningún tipo de información.
  • Los daños que se pueden producir no afectan solamente a la capacidad auditiva, se pueden presentar también en forma de insomnio, fatiga, falta de concentración, distracción laboral y falta de rendimiento, llegando a provocar incluso hipertensión, problemas cardíacos y alteraciones digestivas.

 

En definitiva, la conclusión principal en estas Jornadas es que las autoridades públicas tienen que tomar medidas, ya que es extremadamente importante informar y concienciar a la población argentina sobre los peligros que corren al exponerse a ruidos elevados diariamente.

Fuente: 2ª Jornadas sobre el Ruido y sus Consecuencias en la Salud de la Población, Buenos Aires, agosto de 2002 y organizadas por la Asociación Civil Oír Mejor, www.oirmejor.org

Reciba noticias de hear-it