02 Diciembre 2010

Los niveles de ruido en las carreras de NASCAR son sumamente peligrosos

Un estudio exhaustivo de las carreras de NASCAR en Estados Unidos muestra que los niveles de ruido alcanzados superan hasta 900 veces la dosis de ruido diaria permitida en el entorno laboral. Los investigadores explican que los daños en la audición de los participantes o del público que acude a las carreras pueden causar pérdida de audición y tinnitus.
Los niveles de ruido en las carreras de NASCAR son sumamente peligrosos

Los estudios en tres de las principales pistas de NASCAR en Estados Unidos indican que, los aficionados, además del equipo de boxes y los pilotos, están expuestos de forma reiterada a niveles extremadamente peligrosos de ruido. El nivel de ruido permitido por ley durante una jornada laboral común de ocho horas es de 85 decibelios, pero este límite se incumple en las carreras de 50 a 900 veces, con una presión de sonido que llega a alcanzar los 140 dB.

El estudio indica que los miembros del equipo de carreras, tanto el piloto, los mecánicos como los demás miembros de boxes, se exponen a intensos niveles de ruido de 12 a 21 horas a la semana, durante un periodo de hasta 40 semanas seguidas.
El Dr. John Howard, director del Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional en los EE.UU., señala que estos hallazgos son muy importantes y deberían tenerse muy en cuenta.

“Los pilotos, el equipo de boxes y demás trabajadores en las pistas de NASCAR tienen razones para estar orgullosos de formar parte de una tradición que divierte a millones de personas. Al mismo tiempo, es importante que sean conscientes de que la exposición ocupacional a ruidos excesivos puede causar discapacidad auditiva y tinnitus, por tanto, se recomienda que utilicen los protectores auditivos de que disponen para disminuir el riesgo”.

Los espectadores también están en peligro

El equipo del Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional de los EE.UU. descubrió que el público tiene más probabilidades de padecer una discapacidad auditiva grave, ya que se exponen a niveles de ruido más elevados que el propio piloto, el cual suele estar protegido por el uso de tapones para los oídos hechos a medida.

Las mediciones registradas muestran que los espectadores están expuestos a 96 dB de ruido durante una carrera, lo que supone de dos a 10 veces más ruido que el de un trabajador expuesto al nivel máximo permitido de 85 dB durante una jornada laboral de 40 horas a la semana. En boxes, el ruido puede alcanzar los 130 dB, este nivel de ruido llega a ser doloroso para el umbral auditivo humano.

Los investigadores, el ingeniero Chucri Kardous y la audióloga Thais Morata, resaltan que el daño auditivo en las personas que acuden o participan en las carreras es acumulativo e irreversible.

“La mayoría de las personas adoran el ruido, les atrae porque lo relacionan con la potencia, a pesar de que muchos de ellos saben el riesgo que conlleva”, explica Thais Morata: “pero quizás no sepan que el daño puede ser permanente”.

Más información:

Reciba nuestras noticias sobre pérdida auditiva

Si desea recibir nuestras noticias sobre la pérdida auditiva y otros problemas relacionados con la audición, suscríbase a nuestro boletín.
¿Podrá superar nuestro test auditivo?
Realice esta sencilla prueba auditiva
¿Podrá superar nuestro test auditivo?
Realice esta sencilla prueba auditiva
Escuche la pérdida auditiva
Escuche la pérdida auditiva
Reciba noticias de hear-it
¿Cuál es su nivel de audición?
¿Podrá superar nuestro test auditivo?
Realice esta sencilla prueba auditiva