Reuniones

Para una persona con discapacidad auditiva, asistir a reuniones donde hay muchas personas suele ser duro y agotador. A continuación, encontrará algunos consejos que puede seguir para que participar en este tipo de reuniones sea una cuestión menos estresante.

  • Informe a los demás participantes acerca de su problema auditivo antes de que la reunión comience.
  • Se puede seguir mejor la reunión si se entrega de antemano un orden del día por escrito.
  • Es importante elegir un presidente competente que pueda asegurar que los asistentes siguen el orden del día y evite que las personas hablen simultáneamente.
  • Pregunte siempre que no oiga o no comprenda algo que se haya dicho.
  • Debe prepararse un acta al final de la reunión donde se incluyan todas las decisiones tomadas en la misma. Es muy útil para descubrir si se ha perdido algún detalle o no ha comprendido algo importante.
  • Instalar un micrófono de escritorio o de interfase en las salas de conferencias permanentes hace que sea más fácil oír lo que se dice ya que el micrófono amplifica los sonidos.
  • Si las reuniones tienen lugar en diferentes salas, puede ser útil llevar un micrófono propio portátil que se pueda dirigir a la persona que está hablando.