Revisión, mantenimiento y actualizaciones

Pasado un tiempo desde la activación del implante, tendrá que acudir a revisión para hacer un seguimiento de su capacidad auditiva. Del mismo modo, será necesario realizar tareas de mantenimiento y reparación de las partes externas del implante, así como actualizar el software conforme vaya avanzando la tecnología.

Una vez que le hayan activado el implante auditivo, usted seguirá en contacto con el centro donde se lo colocaron para llevar a cabo sesiones de seguimiento durante varios meses pero especialmente durante las primeras semanas. En esas sesiones, le controlarán su rendimiento auditivo a través de audiometrías y otras mediciones. Para mejorar su audición y adecuarse a sus necesidades específicas, es probable que tengan que realizar ajustes en la configuración. Las sesiones de seguimiento se irán espaciando con el paso del tiempo.

Partes externas

Es probable que las partes externas del implante, especialmente el procesador de audio, precisen de mantenimiento y reparación, debido, sobre todo, a la manera en que se manipulan y a cómo les afecta el entorno cotidiano.

Actualizaciones de software

Cuando le coloquen el implante, el sistema del dispositivo será el más novedoso en ese momento. Sin embargo, con el avance de la tecnología aparecen nuevas funcionalidades en el campo del procesamiento de audio y se desarrollan programas diferentes para los implantes auditivos. Por este motivo, de vez en cuando se hará necesario poner a punto su procesador de audio. Estas actualizaciones deberán poder ejecutarse en el implante que ya lleva.

Niños con implantes cocleares

Al nacer, la cóclea ya está completamente desarrollada y ha alcanzado el tamaño que tendrá durante la vida adulta. La cóclea no crece ni cambia de forma después del nacimiento. Por este motivo, en circunstancias normales, si al niño le han colocado un implante coclear, no será necesario sustituir la parte interna del implante durante toda su vida.