Tengo pérdida auditiva

¿Tiene hipoacusia o pérdida de la audición? En tal caso la mejor manera de atajar el asunto es buscar tratamiento con soluciones auditivas como los audífonos o los implantes auditivos.

Si la idea le ronda la cabeza y se dice a sí mismo: “Tengo pérdida auditiva”, sepa que gran cantidad de personas sienten lo mismo que usted. La pérdida de la audición es muy común. En todo el mundo hay cientos de millones de personas para las que la pérdida auditiva forma parte de su vida cotidiana. Según numerosas encuestas elaboradas en Europa y los EE. UU., cerca de una de cada diez personas afirma tener una pérdida auditiva. Muchas de ellas usan audífonos y otros dispositivos auditivos para tratar su pérdida de la audición.

Causas de la pérdida auditiva

Algunas personas nacen con pérdida auditiva, mientras que otras la desarrollan como consecuencia de la exposición a sonidos demasiado altos (pérdida auditiva inducida por ruido). De hecho, el ruido es una de las causas más comunes de la pérdida de audición. En algunos casos la pérdida auditiva aparece tras haber sufrido una enfermedad o lesión, pero también puede ocurrir que la persona ya presente una afección concreta, como algún tipo de síndrome específico, que dé lugar a la pérdida auditiva.

En muchos casos, la pérdida auditiva aparece con la edad. Entre los mayores, el número de personas con pérdida auditiva es aún más elevado: entre un cuarto y un tercio de la población. Con el pasar de los años, todos vamos perdiendo parte de nuestra audición y, al envejecer, muchos desarrollan una pérdida auditiva relacionada con la edad, también conocida como presbiacusia.

Pérdida auditiva no tratada

Vivir con una pérdida auditiva no tratada acarrea toda una serie de consecuencias. Para empezar, una pérdida de audición sin tratar conlleva no poder oír en muchas situaciones, ya sea en casa, en el trabajo o en el ámbito social. Además, las personas que no tratan su pérdida auditiva por lo general también acaban pagando las consecuencias sociales, mentales y físicas ocasionadas por la propia pérdida de audición.

Tratamiento de la pérdida auditiva

El tratamiento de la pérdida auditiva normalmente pasa por el empleo de audífonos o implantes auditivos. Una pérdida auditiva bien tratada es sinónimo de una mejora tanto de su audición como de su calidad de vida.

En su caso, es posible que ya utilice audífonos o lleve un implante auditivo, como por ejemplo un implante coclear.

Si todavía no ha empezado a tratar su pérdida auditiva con ninguna de las soluciones disponibles, el mejor consejo que podemos darle es que se ponga en contacto con un profesional de la audición para que le realice una prueba auditiva y que comience a llevar audífonos u otro dispositivos si el resultado de la prueba indica que, efectivamente, su uso puede serle de ayuda.

La pérdida auditiva relacionada con la edad y la pérdida auditiva inducida por ruido son dos tipos de pérdida auditiva neurosensorial, la cual solo se puede tratar con audífonos o con otros tipos de dispositivos auditivos.

En cuanto a la pérdida auditiva conductiva, en ocasiones se puede realizar una operación para curar o reducir la falta de audición, pero, en cualquier caso, esto siempre depende de cuál sea el origen concreto de ese tipo de pérdida auditiva.

 

Reciba noticias de hear-it